BLOG

Singularidades espirituales

Miércoles 3 noviembre 3:00 AM

"Reflexiones nocturnas de una mente fugaz; entre dimes y diretes saboreando el café de media noche".

Las singularidades espirituales constituyen desde un comienzo estructuras en que las diversas formas de sentido están bajo la superioridad de alguna de dichas formas del sentido. Cada unidad espiritual vive desde un cierto sentido. Ninguna se nos ofrece al azar, formando un caos de sentido absoluto; eso sería la locura. Toda vida humana tiene su núcleo determinado, y desde allí ejercerá su vivir. Porque el hombre es fascinado por tal y cual valor.

Evidentemente se esconde en esto el secreto de la vida espiritual individual. Son completamente inalcanzables los últimos móviles de la conducta humana. ¿Es debido a su constitución psicológica o por la combinación casual de los elementos subjetivos, que adopta tal actitud calificativa de éste o aquel sentido de la vida espiritual?

El hombre puede ser, y es en efecto, consciente del sentido superior de su existencia, sin serle ajenos los demás sentidos de la vida espiritual, y conoce también las preferencias en determinados momentos, períodos y épocas porque atraviesa. Esto no es aprendido en el curso del acontecer empírico. Acaso subconscientemente sitúo al otro lado lo sensible, la razón final de sus movimientos espirituales propios. Algo más: toda la vida espiritual vive con inmortalidad una específica línea de sentido, y a ésta se subordinan todas las demás. Es como si hallara su plenitud formal sólo en el cauce de aquella línea de sentido espiritual que el hombre decide.